Por Diego Gallardo.

La Plata, cuna del rock nacional, sigue dando a luz a bandas que demuestran que no todo está creado y que se puede seguir innovando en lo musical. “El Milano” salió a la cancha con su Trueno Naranja, un disco que ensambla a la perfección el rock y el pop con la voz inconfundible de Javier Beresiarte.

Algunos le dicen “Milanesa”, otros sólo Javier. Lo cierto es que Beresiarte es protagonista del movimiento cultural platense desde los años 80. En aquellos tiempos, Javier formó parte de “Las Canoplas” donde lanzó un LP llamado Batman y de Dintona. Hoy, con los zapatos gastados y no por cansancio sino por experiencia, Beresiarte se juntó con amigos y reconocidos músicos para formar “El Milano”.

En una entrevista con el Diario El Día, el “Mila” dijo: “La idea es que se note que disfrutamos, pero sobre todo, que trabajamos para que el oyente cuente con un cómplice en todas esas emociones que ya sabemos. Diversión pese a todo. Ahora que sacamos este disco, después de haber tocado durante tanto tiempo, queremos ver si se nota lo que decimos que hacemos en esta ciudad. Estamos por salir a vender por el mundo el Rock Platense”.

Bares, escenarios y salas de ensayo certifican que esta banda platense camina a paso firme con el objetivo de trascender en la historia musical de la región. Trueno Naranja, su primer disco, ofrece media hora de canciones para escuchar en cualquier fiesta rockera o en el auto. Con identidad propia “El Milano” recompone esa relación entre el pop y el garage rock o rock experimental.

Cualquier semejanza no es mera coincidencia, ya que el rock se identifica con la noche y la soledad. Más aún, el rock psicodélico con colores estridentes.

Entre letras de amor y estribillos pegadizos, la banda logró seducir al público platense. Trueno Naranja es el resultado de una búsqueda constante de acordes que generan la atención del espectador. El álbum fue editado por el sello Ultrapop y la banda está compuesta por Javier Beresiarte en la voz, Diego Morales bajo, Roberto Morgada batería, el guitarrista Nicolás Colli, y Alfredo Calvelo arreglador y multi instrumentista.

La nueva obra de “El Milano” conmemora aquel legendario Fast-Chevrolet de Carlos Pairetti que obtuvo el campeonato de 1968 del Turismo Carretera. Trueno Naranja hacía alusión al color y la velocidad con la que se desempeñaba el coche.

Según palabras del piloto Pairetti: “Eran las 2 de la mañana y a esa hora ninguna pinturería estaba abierta. Fue así que se decidió buscar algo de pintura en el taller, y encontraron tres colores de pintura de un litro cada una: Roja, Amarilla y Blanca. El resultado de la mezcla de estos colores fue un Naranja chillón, muy lindo y muy llamativo, que sin embargo no pudieron volver a repetir.”

“El Milano” recompone esa relación entre el pop y el garage rock o rock experimental.

Cualquier semejanza no es mera coincidencia, ya que el rock se identifica con la noche y la soledad. Más aún, el rock psicodélico con colores estridentes. Allí yacen las similitudes con ese auto de ensueño y este proyecto original. “El concepto de Milano fue, es y será espontaneidad, que estamos haciendo música popular y la van a pasar bomba si se cruzan con nosotros”, aseguró Beresiarte hace algunos años.

Con sonidos frescos y accesibles sobre bases duras y rockeras, el CD consta de 10 canciones y participaciones de artistas como Manuel Moretti, líder de Estelares, y el saxofonista Mato Ruiz. Las letras que interpelan desde lo sentimental trazan un puente entre los integrantes de la banda y su público. Desamor, engaño, sufrimiento, resurrección, dudas y oportunidades tejen el hilo conductor del Trueno Naranja.

Diego Gallardo

Diego Gallardo

Colaborador

Nací en la ciudad de La Plata en el año 1985. Me dedico al periodismo y escribo en revistas sobre distintas temáticas, tanto sociales, culturales y sobre política. Creo que para comprender la realidad hay que vivirla y para contarla hay que embarrarse. En algún momento publicaré un libro.

Share This