Por Diego María Gallardo.

El sábado 8 de abril volvió a escena la obra teatral El Sol Quieto, con dramaturgia y dirección de Omar Sanchez, en el Centro Cultural El Escudo, calle 10 entre 60 y 61, La Plata. Una interesante propuesta que interpela al mundo propio del espectador y el contexto actual, creando un ambiente particular de recorrido sensorial y de impacto visual.

Tras el éxito de su estreno en el 2016 vuelve a hacer temporada en la Ciudad de La Plata. La obra, destacada como una de las más relevantes de la escena local, es una creación colectiva que contiene más de 30 meses de experimentación. El Sol quieto es una descarnada y apocalíptica lectura de la realidad. En un mundo donde la modernidad nos ha quitado todo, quizás en ese vacío lo único que quede sea la esperanza.

El Sol Quieto plantea siete personajes que conviven un incierto futuro cercano, donde la “Organización para la Salud Mental y Política Ambiental de las Naciones Unidas” atribuye a la presencia del sol sin sus manchas características (el sol quieto) la producción de cambios climáticos y acontecimientos insólitos en el planeta. Para contrarrestar sus efectos se ha creado un protocolo y un grupo de normalizadores, que intervienen, frenando las consecuencias sobre la población, en el intento de que los sujetos sigan siendo socialmente productivos. Sin embargo, desde el vamos “la normalización” fracasa.

La creación y sus desafíos

“Es una obra enmarcada dentro de una propuesta que considera al teatro como un campo de fantasía social, como dice Heiner Muller. El Sol Quieto está ambientada en un futuro cercano al año 2021. Es un hipotético caso sobre la salud ambiental y sobre el futuro de la Tierra donde se pretende mostrar el desgaste de un sistema social perverso. Se pretende sumergir al espectador en otro mundo posible, donde, con sus propios textos, se apropie y transforme el significado de la experiencia“, contó Omar Sánchez a Lamás Médula.

“Nuestro objetivo fue producir un fuerte impacto visual. Sin embargo, El Sol Quieto no está exenta de humor, poesía ni crueldad. Los actores producen un cuestionamiento de lo real y ponen en crisis su propio discurso. De esta manera, se intenta un intercambio con un público que totaliza el relato y que necesariamente tiene que tomar partido frente a los acontecimientos presentados”.

“El proceso dramatúrgico se ha construido desde la intersección discursiva del diálogo y el cruce de lenguajes de textos absorbidos. Hay una superposición sigmática, una disolución de fronteras, los discursos están transformados, re significados; lo que finalmente producen es una especie de carnavalización, como subversión de la norma discursiva”.

“La obra se construyó sobre dos ejes que se entrecruzan, uno sincrónico y otro diacrónico. En el primero está el relato de los normalizadores y la intervención que realizan sobre los sujetos que, mediante el pensamiento o la acción, rompen con los estándares socialmente previstos. En el segundo, la ausencia del tiempo narrativo refuerza la subjetividad de las vivencias y potencia las relaciones interpersonales”.

El Equipo

Omar Sánchez, director de vasta trayectoria, ha dirigido obras de diversos autores, la mayoría de ellas con adaptación y dramaturgia propia, como Fuenteovejuna 1476 (Unipersonal); Las desventuras del doctor; Las Paredes; Tristes Diablos; Tragedia de una familia Guaranga; Aureliano Buendía (Unipersonal); Lanzallamas; El Pelicano; Espérame en el cielo, corazón; Territorio Vacío; Melancólicas vacas; Macbeth, versión para seis personajes; Pericones (Producida por la Comedia de la Provincia de Buenos Aires); Lucio V. Mansilla, una experiencia de teatro leído, sobre textos de Ariel Barchillón. Actuamente están en cartel Abriendo Archivos y Amleth, sobre textos de Luis Cano.

El plantel se completa con las actuaciones de Jerónimo Búffalo, Ana Alba, Alejandro Santucci, Magalí Ventimiglia, César Benítez, Esteban Trindade y Carolina Sueta. Diseño de luces: Federico Genovés. Diseño de maquillaje: Ana Sargentoni. Asistencia técnica y operación de luces: Esteban Benítez. Realización escenográfica: Pablo Medina. Fotografía: Fermín Epele. Registro audiovisual: Federico Bongiorno. Ilustración: Rosal de aquí. Asesoramiento técnico en montaje de altura: Esteban Trindade. Edición musical: Alejandro Santucci. Producción ejecutiva: César Benítez. Producción general: La Bestia Escénica.

La cita esperada

La obra estará disponible todos los sábados de abril, desde las 22 horas en Centro Cultural El Escudo, calle 10 entre 60 y 61 Número 1373 en la ciudad de La Plata. Por reservas comunicarse por facebook a @elSolQuieto, al 0221-15- 5667133 o por mail a labestiaescenica1@gmail.com.

Diego María Gallardo

Diego María Gallardo

Colaborador

Nací en la ciudad de La Plata en el año 1985. Me dedico al periodismo y escribo en revistas sobre distintas temáticas, tanto sociales, culturales y sobre política. Creo que para comprender la realidad hay que vivirla y para contarla hay que embarrarse. En algún momento publicaré un libro. Su blog: http://elrincondediegomaria.blogspot.com.ar/

Share This