La mirada también baila. Fotografía: Paola Evelina