Por Gabriel Rodríguez.

Nació el 2 de diciembre de 1905. Y cuando murió llovía. Es que lloraba el día.

Osvaldo Pugliese se estrenó en la vida en el barrio de Villa Crespo, donde hoy se levanta su recordatorio, con su piano, sus músicos, su orquesta típica. Pero, ¿qué era lo típico de la orquesta de Osvaldo Pugliese? No mucho si uno piensa y descubre las innovaciones que trajo al tango y la milonga, esa entronización del ritmo, de la intensidad, de los timbres, esa forma de golpear las teclas, tanto que solía bromear que él era un martillero público. La música de Pugliese hace bailar en las pistas de los clubes y las sociedades de fomento, pero respeta la instrumentación creciente. Osvaldo estudia, siempre estudió desde que dejó de estudiar a los 14 años, y le dijo al padre que no iba más al colegio. A partir de ahí lecciones de piano y laburo de imprentero. Desde ahí en adelante carrera prestigiosa en cafés, clubes, y teatros.

El tango “Recuerdo” le da la entrada al teatro Colón, claro que eso pasaría sesenta años después, y muchas notas, muchas cosas, pasadas por el río de su vida. Despúes vinieron sus himnos La yumba, Negracha, Malandraca; si hasta un tal Astor Piazzolla, cuando terminaba de tocar con un tal Anibal Troilo, se rajaba para el Moulin Rouge donde Pugliese hacia vibrar a los espectadores.

Pero, ¿qué era lo típico de la orquesta de Osvaldo Pugliese? No mucho si uno piensa en la vida política que se encarnó en el sentir y en la voluntad del pianista. Todo a partir de su labor en el fundado Sindicato de Músicos Populares, al calor del crack del 29, ante la falta de trabajo y de protección de los derechos de autores e interpretes. Osvaldo vio la guerra civil española y sintió que debía. Y pagó afiliándose al Partido Comunista Argentino. A partir de esa afiliación persecusiones; desde antes de Perón, con Perón, y después de Perón. Tuvo cana, por ahí no tanta como cierta mística partidaria asentó en el imaginario popular, pero tuvo cana, claro que estuvo a la sombra. Allí surgió lo del clavel rojo en su piano, en su asiento, ante su ausencia cuando la orquesta salía a tocar igual, para ganar el pan. Costumbre que siguió ya con él subiendo otra vez al escenario, sacando la flor, y obsequiándola a alguna mujer del público.
Osvaldo Pugliese hizo política más allá del recuerdo Jorge Vidal, uno de sus cantores: “Osvaldo Pugliese era comunista, y yo era peronista, y soy peronista. Osvaldo Pugliese nunca me dijo a mí: vamos a hacer este baile y hay que vender bonos para el partido. Jamás. Nunca me habló de política Osvaldo Pugliese”. El maestro Pugliese hizo política veraz, no de tribuna o de estrado, su orquesta llegó a ser una cooperativa, como él lo soñaba y lo llevó adelante. Donde cada músico recibía una ganancia justa, equitativa según un sistema de puntuaciones acordadas colectivamente, en base a méritos musicales y antiguedad. Tanto que su bandoneonista Rugero llegó a cobrar más que él. Nunca cobró Pugliese un plus por ser el “dueño” de la orquesta, su director, porque Osvaldo creía que era todo un trabajo colectivo: “Yo soy un tornillo en la máquina tanguera”, dijo el día que llegó al Colón. “Es una noche del pueblo, de la masa popular, amante de nuestro género, de nuestro querido género, el tango. Nosotros somos un poroto de la máquina tanguera, un tornillo de esta máquina”.

Hay que hablar de Osvaldo Pugliese haciendo política en su forma de vivir la música, cuando todavía resuenan los agravios mutuos de Solari y Beilinson. Por un billete, por una desconfianza, por otra política en su forma de vivir la música.

Osvaldo Pugliese cambió el tango. No logró cambiar algunas otras cosas dentro del mundo de la música, ni en su género ni en todos los demás, pero dejó su vida en ofrenda para quienes quieran ver algunas cosas distintas, algunos procederes distintivos de un ser solidario con sus compañeros, idealista con el mundo, comprometido consigo mismo en una búsqueda de otra forma de vivir la vida y la música. Sí, me llaman maestro. Y yo respondo: maestro ciruela, rasca viruta. Qué pretención voy a tener yo de sentirme maestro, sentirme artista, cuando yo voy caminando todos los días y veo la gente que está con la pala, y veo los otros que están en los negocios laburando, y veo al otro que está barriendo la calle. Yo me siento igual, un laburante como cualquiera.

Siguen resonando los alientos de su hinchada: “ese ese ese, la barra de Pugliese”, en la puerta de sus primeros clubes; “arena, cemento, Pugliese un monumento”, en la vereda del café El Nacional; “al Colón, al Colón”, en todos lados donde sonaba “La Yumba”. Siguen resonando las palabras del General, en aquel triunfal regreso a la Patria, cuando las circunstancias quisieron que Osvaldo Pugliese estuviera ante quienes lo recibieron bien. “Muchas gracias maestro por saber perdonar”. Y seguirán resonando las propias palabras de él, que sirven para mucho más que para decir algo sobre la música: “Nadie puede luchar contra el sentimiento del pueblo, y la soberanía nacional no solo se defiende con las armas, sino también con la cultura”.

Osvaldo Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905. Y cuando murió llovía. Es que lloraba el día.

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

“EL trovador es parte de la patria cubana y está dispuesto a morir defendiendo lo que dice”

Por Nahuel Difalco . Fotografia Kaloian Santos Cabrera.   Vicente Feliú, uno de los más grandes representantes de la Nueva Trova Cubana, pasó hacia fines de 2017 por Argentina. Entones recibió a Lamás Médula para hablar del socialismo, la música, el Che y Los...
Read More

ADIOS, CINEMA PARADISO

Por Jorge Giles. La radio dice que murió el Maestro y Compositor, Ennio Morricone. Y la música de Cinema Paradiso vuelve a sonar en mi memoria. Y lloro. Por allí andará el viejo Alfredo aconsejando a Totó: “Busca algo que te guste y hagas lo que hagas, ámalo, como...
Read More

AGUA DE INSOMNIO

Por Jorge Polanco Salinas. Jorge Polanco retrata desde Chile los miedos y dudas que vuelan en la sociedad chilena en esta época de pandemia, miedos tan igual como los que vuelan en los hogares argentinos. Bajo a lavar los platos a las tres de la mañana. Hoy llueve...
Read More

ADIÓS DON LEANDRO

Por Gabriel Rodriguez. Es increíble que sobre esa fría mesa el club Progreso esté el cuerpo sin vida de Don Leandro. En una época de descontento popular y de preeminencia del poder reducido a un par de familias, parece demasiado castigo este balazo disparado por una...
Read More

REPRESENTANTES DEL SECTOR EDITORIAL IMPULSAN LA CREACION DEL INSTITUTO DEL LIBRO

Por Emilia Racciatti / Telam.   Investigadores, autores y editores realizarán este sábado una asamblea virtual para para impulsar en el Congreso el tratamiento del proyecto de ley con el que buscan fomentar y promover la actividad editorial argentina a través de...
Read More

EL LABERINTO DE ARIADNA

Por Martín Camps.   El pasado 25 de junio murió David Willam Foster. Uno de los grandes difusores de la cultura Latinoamericana y en especial Argentina en EEUU. Lo recordamos compartiendo la entrevista publicada en enero del 2019 por Martín Camps para Lamás...
Read More

EL GRITO DE ALCORTA

Por Gabriel Rodriguez. La rebelión sin revolución. El Grito de Alcorta de 1912 no fue una revolución agraria. No logró cambiar, difícil incluso interpretar que se propuso hacerlo, la vieja y tradicional estructura agraria argentina, esa que se había empezado a...
Read More

SUSANA THÉNON LOBA ESTEPARIA

  VIVO ISTAGRAM ESCLUSIVO PARA LAMÁS MÉDULA Hoy, sábado 20 de junio, a las 19hs Victoria Alcala, la autora de "Susana Thénon, loba esteparia"  junto a Karina Macció van a estar presentando el libro y dialogando sobre la poeta su obra su vida, la construcción de...
Read More

OSVALDO LAMBORGHINI Y LA TRAICIÓN

OSVALDO LAMBORGHINI Y LA TRAICIÓN Cuándo: sábado 20 de junio de 2020 Dónde: Zoom - ID 898 579 5608 / Contraseña: unahur / Link: https://us04web.zoom.us/j/8985795608… "Rasgué, sin embargo, todos los tapices a mi alcance. A traición, claro que a traición. Mutilé las...
Read More

EL CORDOBAZO FUE DEL PUEBLO

Por Gabriel Rodriguez. El hartazgo que decidió lanzarse a la calle, salir de las casas, de los trabajos, de las facultades. Onganía representaba otra dictadura más de los uniformados, que unificaba a la perfección la tradicional política de liberalismo económico en...
Read More

NADIE IMAGINA COMO VA A SER LA NORMALIDAD

Por Ignacio Budano. Voy empezar con una analogía del final del cuento “La Autopista del Sur” de Julio Cortázar. Si alguien no lo leyó vaya al siguiente párrafo o mejor aún aproveche esta oportunidad para hacerlo. En un momento del cuento, el embotellamiento que había...
Read More

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This