Por Néstor Colón Y Agustina Pérez.

Julio de 2016. Fallecida Hanna Muck —última pareja de Osvaldo Lamborghini—, la única hija del autor, Elvira, vuela de Buenos Aires a Barcelona. Elvira viaja sola, con escaso equipaje. Y regresa con tres valijas repletas de un material —escrito y visual— que podría incendiar el panorama de la literatura nacional.

Enero de 2017. Elvira recibe en su casa a Ediciones Lamás Médula. El año transcurre entre visitas ocasionales, sin sobresaltos, hasta que en septiembre lo inesperado ocurre: en un voluminoso mueble, una suerte de secretaire de tintes industriales, aguardaban, pacientes como la punta del cuchillo afilado día tras día, una serie de obras que se rozaban impúdicamente con lo inclasificable. Gran parte del material, confirmamos, es definitivamente inédito.

Marzo de 2018. El contenido del titánico mueble pasa —en guarda— al Archivo IIAC de la UNTREF, que generosamente cede cincuenta imágenes para este libro. Nos zambullimos en ese torrente de cuadernos. No sabemos si habrá solo imágenes o si nos toparemos con algo de texto. Del misterio al milagro, cada semana descubrimos que la escritura es variada y abundante. Y va apareciendo cada vez más en las siguientes procesiones al Archivo, que se extienden hasta entrado el 2019.

Esta producción, que data de 1980 a 1985, consiste en un centenar de cuadernos, libretas artesanales, libros intervenidos, pinturas y algunos objetos. Pocas páginas están fechadas, por lo que el ordenamiento cronológico queda descartado. El material es obcecado, esquivo. En la profusa heterogeneidad, lo que se trasluce con nitidez es la compulsión por el armado de libretas de carácter específicamente manual. Tan pronto empieza un cuaderno, Lamborghini interviene las primeras páginas, y luego rápidamente lo deja atrás para pasar a la confección de otro.

A diferencia de prolijos manuscritos como el de La causa justa o El Pibe Barulo, los cuadernos son denodadamente convulsos. En ellos las denominaciones se esguinzan, pierden pie. No se trata del tópico de la página impoluta y abstracta de la literatura, tampoco del fetiche del original. El autor, en su estadía en Barcelona, acentúa en el trabajo con la página ciertos gestos que se vislumbran desde el principio de su obra: una atención insomne a la materialidad de la escritura. César Aira lo dijo antes y mejor: en Lamborghini no hay manuscrito en clave tradicional, sino una puesta en página de índole pictórica.

Y los cuadernos artesanales y los libros intervenidos lo confirman letra por letra. En esos objetos que Lamborghini pinta y escribe, que confecciona con revistas porno de bajo presupuesto, asoma una materia que habrá de dar un golpe de gracia a los modos de producir literatura. Porque la misma palabra, ‘literatura’, comienza a quedar holgada, como un elástico vencido, para dar cuenta de los contornos de esta obra informe. Quizá por eso el propio Lamborghini se bambolea entre dos términos: la literaturgia y la cari-catura.

Cada página depara un laboratorio de experimentación particular con la espacialidad, los colores, la tipografía, y se superpone, siguiendo la lógica irreconciliable del emplasto, con la inclusión de textos e imágenes. Escritura e imagen no pueden pensarse como esferas autónomas: hay un devenir escritura de la imagen y un devenir imagen de la escritura, una dialéctica tensa, exenta de cualquier resquicio de síntesis.

En este contexto, ¿tiene sentido transcribir, extirpar de su hábitat original, llevar a la letra muerta de un procesador de texto la materia vibrátil y táctil que constituyen los cuadernos? En parte, publicarlos en una edición facsimilar hubiese sido confinar textos a la desaparición pública, dado que la caligrafía de Lamborghini —tan prolija en sus manuscritos—, es arrastrada, por turbulencias insólitas, al filo de lo ilegible, ya sea porque se somete a los desbordes de la afección o porque se interna en las caudalosas corrientes de la experimentación estética. Por otro lado, transcribir solo la letra hubiese sido una aberración imperdonable.

Los editores optamos por la vía menos ladeada: transcribir el máximo de texto y mostrar a su vez, en imágenes, la hechura no solo de las pinturas, sino también de sus manuscritos, que se decantan con firmeza hacia lo óptico y lo táctil. Ahora bien, transcritos los cuadernos y descartado por impracticable el ordenamiento cronológico, ¿cómo dar con cierta disposición para un material que hace de lo errático su marca registrada?

Una solución que logra poner un dique a esta incontinencia es dividir los textos en capítulos que recortan sus obsesiones: literatura, psicoanálisis, pornografía y política. Dos secciones más se imponen: digresión, con los textos que se rehúsan a entrar en nuestras categorías, y breves, producciones de extensión mínima. Las imágenes, por su parte, se incluyen del mismo modo que aparecen en los cuadernos y libros intervenidos: intercaladas de forma indistinta con lo escrito.

Diciembre de 2019. El material está listo para dinamitar el panorama literario. Luego de la intensa investigación, clasificación y transcripción de los cuadernos, se hace público el contenido de manuscritos y dibujos en casi 500 páginas de Osvaldo Lamborghini Inédito: imponente producción de los últimos años de uno de los escritores más importantes del siglo XX que se revela, además, como un enconado artista plástico.

Los textos de este libro, los que pudimos rescatar de las garras de las páginas que acoplan, de forma monstruosa, imagen y escritura, tienen en su mayoría el formato de poemas, aunque también hay raptos prosísticos. Si bien comparten la inconfundible cadencia de Lamborghini, la primacía de aquella puntuación sin texto, a la vez que vuelven y revuelven ideas fijas de larga data en su estética, se distinguen de la obra previa a 1980.

El trabajo con la materialidad de la lengua se exaspera en Osvaldo Lamborghini Inédito llegando a límites insospechados. Se trata de textos críticos, mordaces, acerados, que rasguñan como facas el tejido de la lengua. En el ala visual, la pornografía es la dominatriz y como tal, soberana. Las imágenes abusan de la pulsión por el raye, de la vivacidad del color, del sismo en los contornos que tienden a devorar toda figura. Más que cuerpos en posiciones, lo que se trama son caudales de movimiento vibrátil, intensidades, flujos y colapsos.

Osvaldo Lamborghini Inédito es una oda a la compulsión por la práctica artística: una jaculatoria a la corporalidad que implica e imbrica. Dar con este material patentizó una nueva intriga. Si, como señala Valentín Roma, el curador de la exposición en el MACBA (Museu d´Art Contemporani de Barcelona), la obra plástica del autor constituye un monumento a lo que tiene de físico la escritura, ¿no pasará otro tanto con su obra escrita? En esta línea, ¿puede la obra previa de Lamborghini, en especial su poesía, ser leída sin atender a la dimensión material, física, de su escritura?

Es nuestro deseo que este libro no venga a resolver, sino a plantear este interrogante.

Para adquirir OSVALDO LAMBORGHINI INEDITO ingresar al BOTON

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

Confesiones de un irreverente falso poeta: EmilioEMI Bazso

Por Hernán Casabella Una breve minibiografía y el detalle de tus libros Nací en Jujuy pero me vine a nacer en Córdoba por segunda vez. Mi vida se divide en períodos históricos como cualquier vida vulgar. Está el Emi AC - DC, antes de córdoba y después de córdoba. En...
Read More

ASTIZ, un libro de Manuel Schifani

  Por Hernán Brienza. En el 2015 Ediciones Lamás Médula publicaba un libro difícil de encasillar. ASTIZ por Manuel Schifani. Recordamos hoy las palabras de Hernán Brienza. Manuel juega mas allá del limite, y nos trae al presente un nombre, una palabra, que solo...
Read More

FIP – PARQUE CHAS

El 25, 26 y 27 de marzo se podrá ver en el canal de Youtube “FIP – Parque Chas”, que se inaugurará para la primer fecha, un festival a modo de videoteca en homenaje al primer centenario del nacimiento del poeta Luis Luchi, vecino del barrio desde su niñez hasta su...
Read More

VEGANOS TEMBLAD

Por Jorge Hardmeier. Recomendación literaria y colaboración: Luis Asensio. En la primavera de 2019, meses antes de que el coronavirus comenzara a azotar al planeta, transformándose en pandemia, la editorial Milena Caserola publicó Carne, primera novela del entrerriano...
Read More

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This