Por Gabriel Rodriguez.

El hartazgo que decidió lanzarse a la calle, salir de las casas, de los trabajos, de las facultades. Onganía representaba otra dictadura más de los uniformados, que unificaba a la perfección la tradicional política de liberalismo económico en beneficio del gran Capital nacional y extranjero, con una fórmula de pacificación nacional a fuerza de palo, bala, y detenciones.

Salarios congelados por dos años, devaluación del 40%, suspensión de convenios colectivos de trabajo, la explotación petrolera abierta de par en par a la rapiña de los grandes monopolios internacionales del crudo. Todo coronado con la represión y final expulsión del país a tantísimos intelectuales y académicos que resistían al oscurantismo cultural llegado y profundizado en 1966.

Se dice que hubo causas. Se habla de los sindicatos de Luz y Fuerza, del Smata, de la UTA, de la UOM. Imposible no recortar la figura de Agustín Tosco, de Elpidio Gonzalez; dirigentes activistas de los que irían a la cabeza y no con sus cabezas en las manos de las bases. Exigían la normalización institucional, aumento de salarios a niveles anteriores a Krieger Vasena y su plan de pauperización de la clase obrera, vuelta al trabajo de los despedidos por usar la huelga como modo de defender derechos adquiridos. Y siempre una Universidad que estuviera abierta y posible para todos los hijos de los trabajadores, para todas las hijas.

El gobierno provincial decidió suprimir el denominado “sábado inglés” de trabajo medio día, lo que desembocó en una huelga de 36 horas que sería colosal, y mucho más. Con multitudinarias caminatas en columnas hacia el centro de la Docta: de casi todos los gremios salen obreros (sólo la gente del gordo Vandor se queda quieta en su guarida de lobo, traidor y pactador con la denominada Revolución Argentina). Pero lo que surge de las entrañas de la ciudad mediterranea es mucho más que un rechazo de coyuntura, no es algo que sea la orden de una dirigencia gremial, simplemente como manos alzadas en un plenario obrero de delegados. Lo que va a dominar el territorio durante más de veinte horas, es una furia popular de rebelión ante años de deterioro en todos los aspectos de la vida política, económica, y social. Obreros, empleados, amas de casa, vecinos y vecinas, estudiantes, una turba que sobrepasó cualquier plan de lucha propuesta por los sindicalistas. Y armó barricadas en las esquinas, y dio vuelta colectivos, y prendió fuego todos los símbolos físicos del poder de las multinacionales en el país. Con fraternidad atendió a sus heridos, con solidaridad hizo rajar de la escena a la impotente policía provincial, solo con la entrada del ejército nacional fue contenida tanta bronca acumulada. Rencor de explotado, de apaleado en el día a día, empobrecidos y empobrecidas minuto a minuto. “Me pareció ser el jefe de un ejército británico durante las invasiones inglesas. La gente tiraba de todo desde los balcones y azoteas”, dijo el general Elidoro Sánchez Lahoz, el encargado de reprimir y “normalizar” la capital cordobesa.

Finalmente el saldo fueron cientos de heridos y detenidos (entre ellos el gringo Tosco), la muerte del joven obrero de la IKA Máximo Mena, un Augusto Vandor exultante por lo que creía un golpe mortal a la organización sindical, contraria a sus pretensiones de negociación con el gobierno de facto. El otro saldo fue una herida de muerte a la figura y la estrella de Onganía, la manifestación de que cuando las grandes masas empujan el presente de humillación puede recular.

La historia quedó preñada para siempre de insurrección despúes de aquel mayo argentino, cordobés, y popular. El aire siempre contendrá el rumor vindicador del Cordobazo. Que fue del pueblo. Porque el Cordobazo fue del pueblo.

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

“EL trovador es parte de la patria cubana y está dispuesto a morir defendiendo lo que dice”

Por Nahuel Difalco . Fotografia Kaloian Santos Cabrera.   Vicente Feliú, uno de los más grandes representantes de la Nueva Trova Cubana, pasó hacia fines de 2017 por Argentina. Entones recibió a Lamás Médula para hablar del socialismo, la música, el Che y Los...
Read More

Confesiones de un poeta irreverente: Diego KYKE Tedeschi Loisa

Por Hernán Casabella. Leal, roca, cuervo, ácido, puto y amigo. Escritor, corrector, poeta. Publicó Escribir poemas/Las palabras del fuego (poemas, 2017); Nueces y Refugios. 25 cuentos gays para un día de lluvia (cuentos, 2017); Azules en el deck (poemas y...
Read More

LA PIZZERIA DE JUAN

Por Lucila Lastero. Durante muchos años, Juan fue mozo y atendió a personalidades como Jorge Luis Borges y Freddie Mercury. Meses atrás, puso una pizzería en Parque Patricios. Pero la apertura restringida a causa de la pandemia estuvo a punto de terminar con su...
Read More

EPÍLOGO

Por Néstor Cólon. El siguiente texto fue incorporado a modo de epílogo en el ensayo biográfico "Susana Thénon, loba esteparia" escrito por Victoria Alcala para Grupo Editorial Sur. Susana Thénon estaba entre la espada y la pared cuando la vi por primera y única vez en...
Read More

HABLAR CON PALABRAS ROTAS

Por Alfredo Luna. Las resonancias de Alejandra Pizarnik en la poesía de Susana Thénon. Acuerdo en que nominar (titular un libro en este caso) es designar algo y también intuir el destino de eso a lo que se le confiere un nombre. Entonces ¿Por qué Papyrus? Porque desde...
Read More

IMÁGENES DE DIOS EN EL ESCENARIO DEL POEMA

Por Analía de la Fuente. Hablar de Susana Thénon es entrar en contacto con una lengua que teje su canto sobre la alteridad, lo real y sus reveses. Sus versos emergen desde la queja. Su voz se alza una y otra vez para exhortarnos al movimiento, al grito, pero también,...
Read More

NAVIDAD CON MEMORIA

Por Jorge Giles. Desde este avión, dicen, se arrojaban hombres y mujeres al mar o al rio durante la última dictadura cívico-militar. Aunque te duela, miralo bien. Es parte de tu historia, de la mía, de la sociedad argentina toda. Ahora está allí abandonado a la vera...
Read More

CARIBBEAN ANTS

Por Martín Camps. Caribbean Ants: Selected Poems de Homero Pumarol. Traducción de Anthony Seidman.Spuyten Duyvil, New York, 2020. La poesía mirmecológica de Homero Pumarol Celebro la aparición de este hormigas caribeñas en su versión bilingüe bajo el oficio del poeta...
Read More

Confesiones de una poeta irreverente: Paula LUNA Martini

Por Hernán Casabella. Paula LUNA Martini. Platense de octubre de 1973, participó de la antología "Mundo Despierto" junto a otres poetas platense. Su primer libro (2014) se llama Soles Negros publicado con la editorial La Máquina del Tiempo. Prepara su segundo libro....
Read More

LAVALLE FUSILA A DORREGO: NACE LA GRIETA

Por Gabriel Rodriguez. Se va el hombre que perdió una guerra que se había ganado. Ese podría ser el titular de los diarios el día que Bernardino Rivadavia renunció a su efímera presidencia de la Argentina, en junio de 1827. O al menos el comentario en las calles de la...
Read More

LA POESÍA Y LA MERCANCÍA

  Miguel Gaya. Miguel Gaya reflexiona sobre el affaire Louise Glück Hace un par de meses todo fue alegría en el jardín de Facebook, cuando le dieron el premio Nobel a una poeta. Semanas después, cundió la indignación. Esa poeta le había retirado su obra a unos...
Read More

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This