Por Gabriel Rodriguez.

El hartazgo que decidió lanzarse a la calle, salir de las casas, de los trabajos, de las facultades. Onganía representaba otra dictadura más de los uniformados, que unificaba a la perfección la tradicional política de liberalismo económico en beneficio del gran Capital nacional y extranjero, con una fórmula de pacificación nacional a fuerza de palo, bala, y detenciones.

Salarios congelados por dos años, devaluación del 40%, suspensión de convenios colectivos de trabajo, la explotación petrolera abierta de par en par a la rapiña de los grandes monopolios internacionales del crudo. Todo coronado con la represión y final expulsión del país a tantísimos intelectuales y académicos que resistían al oscurantismo cultural llegado y profundizado en 1966.

Se dice que hubo causas. Se habla de los sindicatos de Luz y Fuerza, del Smata, de la UTA, de la UOM. Imposible no recortar la figura de Agustín Tosco, de Elpidio Gonzalez; dirigentes activistas de los que irían a la cabeza y no con sus cabezas en las manos de las bases. Exigían la normalización institucional, aumento de salarios a niveles anteriores a Krieger Vasena y su plan de pauperización de la clase obrera, vuelta al trabajo de los despedidos por usar la huelga como modo de defender derechos adquiridos. Y siempre una Universidad que estuviera abierta y posible para todos los hijos de los trabajadores, para todas las hijas.

El gobierno provincial decidió suprimir el denominado “sábado inglés” de trabajo medio día, lo que desembocó en una huelga de 36 horas que sería colosal, y mucho más. Con multitudinarias caminatas en columnas hacia el centro de la Docta: de casi todos los gremios salen obreros (sólo la gente del gordo Vandor se queda quieta en su guarida de lobo, traidor y pactador con la denominada Revolución Argentina). Pero lo que surge de las entrañas de la ciudad mediterranea es mucho más que un rechazo de coyuntura, no es algo que sea la orden de una dirigencia gremial, simplemente como manos alzadas en un plenario obrero de delegados. Lo que va a dominar el territorio durante más de veinte horas, es una furia popular de rebelión ante años de deterioro en todos los aspectos de la vida política, económica, y social. Obreros, empleados, amas de casa, vecinos y vecinas, estudiantes, una turba que sobrepasó cualquier plan de lucha propuesta por los sindicalistas. Y armó barricadas en las esquinas, y dio vuelta colectivos, y prendió fuego todos los símbolos físicos del poder de las multinacionales en el país. Con fraternidad atendió a sus heridos, con solidaridad hizo rajar de la escena a la impotente policía provincial, solo con la entrada del ejército nacional fue contenida tanta bronca acumulada. Rencor de explotado, de apaleado en el día a día, empobrecidos y empobrecidas minuto a minuto. “Me pareció ser el jefe de un ejército británico durante las invasiones inglesas. La gente tiraba de todo desde los balcones y azoteas”, dijo el general Elidoro Sánchez Lahoz, el encargado de reprimir y “normalizar” la capital cordobesa.

Finalmente el saldo fueron cientos de heridos y detenidos (entre ellos el gringo Tosco), la muerte del joven obrero de la IKA Máximo Mena, un Augusto Vandor exultante por lo que creía un golpe mortal a la organización sindical, contraria a sus pretensiones de negociación con el gobierno de facto. El otro saldo fue una herida de muerte a la figura y la estrella de Onganía, la manifestación de que cuando las grandes masas empujan el presente de humillación puede recular.

La historia quedó preñada para siempre de insurrección despúes de aquel mayo argentino, cordobés, y popular. El aire siempre contendrá el rumor vindicador del Cordobazo. Que fue del pueblo. Porque el Cordobazo fue del pueblo.

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

“EL trovador es parte de la patria cubana y está dispuesto a morir defendiendo lo que dice”

Por Nahuel Difalco . Fotografia Kaloian Santos Cabrera.   Vicente Feliú, uno de los más grandes representantes de la Nueva Trova Cubana, pasó hacia fines de 2017 por Argentina. Entones recibió a Lamás Médula para hablar del socialismo, la música, el Che y Los...
Read More

MILANESA FRITA A LA TANA

Por Jorge Hardmeier. .Gabriela Borrelli, la Tana, ha publicado en este tan pandémico 2020 su primera novela, “Vidrio”, a través de la editorial Club Hem. Locutora, agitadora cultural, gran divulgadora de la poesía y navegante de la nocturnidad porteña, había publicado...
Read More

MADRE SIBERIA

  Por Autor de la nota. El 19 de septiembre a las 19hs por Istagram @grupoeditorialsur se presenta "Madre Siberia" el nuevo libro de Laura Yasan, por Ediciones Lamás Médula. Compartimos un adelanto poético. Madre Siberia busco mi herencia de huérfana legítima en...
Read More

EN LA ORILLA

  Por Laura Amori. Soy una mujer alta y gorda. A mí el mundo me queda incómodo, me aprieta. El mundo no cede. Pero, también fui una niña alta y gorda que se metía igual al mar. A pesar de las olas enormes y del agua fría de la costa de la provincia de Buenos...
Read More

MEMORIA DE UN VIAJE POR EL MUNDO YASAN

Por María Rosa Lojo. Sorprendentes, agudas, desolladas, veloces, las metáforas de Laura Yasan son la zigzagueante columna vertebral de su escritura. Crean miniuniversos que colisionan, echan chispas, se destruyen, engendran desde sus esquirlas otros nuevos. El...
Read More

(DULCEMENTE)

  Por  Quique Pagella. X: Hoy desperté un poco nervioso. Y: Yo no. Los rayos de sol entraban tibios por la lucera y los telones albos bailaban con la brisa matinal. Qué belleza ¿No te parece? X: No. No me gustan las cortinas. Hoy me levanté perturbado. Y: Yo no....
Read More

COBRA KAI Y EL REGRESO DE LOS OCHENTA

Por Cristian Carrasco. En comics y en televisión, los 80s son actualmente un territorio fértil. Series de variadas temáticas demuestran de que las historias ambientadas en esa década pueden dar mucho más juego que la simple mención de los íconos de la cultura pop...
Read More

FLORENCIO LUPA: LA REBELIÓN DE LOS TRAICIONADOS

Por Gabriel Rodriguez. Es una cabeza separada de su cuerpo. Está en una cruz, en un paraje llamado Quirpinchaca. El pueblo lo contempla horrorizado al amanecer del nuevo día, y no es cualquier cabeza. Por ello el horror va creciendo hasta hacerse insoportable. Es la...
Read More

UN ABRAZO EN EL SILENCIO

Por Pablo Campos. Ayer a la noche me llego el aviso menos querido, y pase la noche leyendo tus libros, recordando nuestras charlas. Abrazándote en el silencio. Rafael Vásquez nació el 11 de octubre de 1930 en Buenos Aires.  En los 60  junto a un grupo de jóvenes...
Read More

AL BORDE DEL ABISMO

Por Quique Pagella. Las salas de teatro independiente de la provincia de Bs As estamos al borde del abismo. En el caso del Teatro Galpón de Diablomundo, nuestra deuda de alquileres y servicios ya supera, holgadamente, los 200 mil pesos. Nos dejaron afuera del...
Read More

LA PACHAMAMA NO ES FOLKLORE

Por Gabriel Rodriguez. ¿Por qué los originarios iban descalzos por los caminos? ¿Por qué los invasores pisaban sobre civilizados cueros a sangre y muerte? ¿A quiénes iban a lastimar los caminos? No es cosa de folklore del altiplano. No es una pausa en la vida...
Read More

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This