Por Jorge Hardmeier.

Entrevista a Nestor Frenkel, director del documental “Buscando a Reynols”.

Néstor Frenkel es un apasionado de la producción cinematográfica. Guionista, productor, director y un largo etcétera. La anomalía de la pandemia sorprendió a Néstor con un nuevo documental ya aprobado pero, claro,  el comienzo de la grabación es incierto. Tiene otro en mente, que proyecta para 2022 a pesar de lo indiscernible del futuro. Comenzamos el diálogo telefónico y me comenta su situación de cuarentena en familia: Hay que imaginar que hay un mundo, si no, nos comen los piojos. Y pasé estos meses haciendo una película, una especie de juego. Hacer algo para ocupar la cabeza y no volverme loco. Poner algo en funcionamiento para no enloquecer, más que nada eso. Disfruta de esta cuarentena, de todos modos, junto a su mujer e hijas.

ESTA NOCHE TOCA REYNOLS

Mi búsqueda en la charla con Frenkel es puntual y anunciada: su documental “Buscando a Reynols” (2004), un interesantísimo registro de lo que significa esa particular banda conformada por Alan Courtis (guitarra), los hermanos Patricio (percusión) y Roberto (guitarra) Conlazo y Miguel Tomasín (batería).  El comienzo de toda obra implica la elección del objeto de estudio o de deseo. ¿Por qué Reynols en el caso de Néstor? Llegué, como sucede casi siempre, un poco de casualidad. Sobre todo esa primera vez porque nunca había hecho un documental y no sabía que iba a hacer un documental. Fue casualidad. Los conocía de los noventas: Tomasín, Sokolinsky, tenía esos datos básicos. Sokolinsky y su famoso programa televisivo “La salud de nuestros hijos” ¿Cuál es la relación de tan afamado doctor con una banda de rock experimental, por catalogarla de algún modo? Miguel Tomasín, norte musical de Reynols, es una persona con Síndrome de Down. Yo nunca los había escuchado y un amigo me dice: che, mañana toca Reynols, narra Frenkel rememorando la génesis de su proyecto. Fuimos, me acuerdo, un domingo, tipo ocho de la noche, por Congreso. En una sala de otro palo, nada que ver con el rock, otro tipo de público, algo realmente anómalo, ya de entrada.  Y la situación de estar ahí fue toda una experiencia. Me acuerdo que yo estaba sentado en un rincón y no me podía ir. La verdad que a los diez, quince primeros minutos me hubiera ido. Después me quería quedar. Fue como que entré en el viaje. Atravesé la primera capa de prejuicio, digamos. O de displacer. Entré en el viaje y quedé bastante marcado con la experiencia. Durante muchos días me quedé pensando en eso, hablando de eso, con los amigos que fui y con gente a la que le contaba acerca de la experiencia. Y después me olvidé. Unos  seis meses después, no sé por qué, me dije: los busco, los llamo. Creo que, en el fondo, lo que quería era conocer a Tomasín. Me acerqué a ellos sin saber muy bien qué proponerles. Primero conocerlos y después si aceptaban a alguien con una cámara. Y nos caímos bien, me aceptaron, de alguna manera. Y ese no saber que yo les traía les cayó bien, digamos, como que no era alguien que iba con algo cerrado. Justo en esos días les habían pedido que mandaran un material para un programa de televisión en Australia, una cosa así. Me pidieron ayuda y yo dije: dale. Con esa excusa hicimos un primer trabajo. Fui con la cámara a filmarlos en lo que era la casa escuela. Y los filmé tocando, ese material está en la película. Con esa primera excusa arranqué e hice un armado de diez minutos, más orientado a lo institucional, si se quiere, con ellos presentándose y mostrando algo. Ahí empecé a tener un material y a entender que ese no era el formato que me interesaba, el institucional, digamos. Empecé a imaginar la película que quería hacer o qué tipo de documental quería hacer. Así fue el camino, más o menos. Si bien el comienzo fue azaroso, luego, con el conocimiento mutuo y esa primera experiencia Néstor arribó a una idea firme de la estructura del documental que pretendía realizar. Y explica ese proceso: Me acerqué sin saber, porque tenía un interés. Después de que los vi no tenía muy claro qué quería hacer. Yo nunca había hecho documentales. Pero en un momento sí, se me hizo muy claro qué era lo que queríacomo narración. Quería hacer un documental, y un documental que, de alguna manera, diera cuenta de la estética y la ética que tenían ellos. De alguna manera lo quería hacer de la vereda de enfrente. Quería hacer algo formal, clásico, con entrevistas, con los nombres abajo en el zócalo, algo clásico desde la construcción, a mí lo que me interesaba como núcleo, como eje del documental es lo que ellos provocan en los demás, más que entrevistar a gente, invitar amigos o gente que hubiera tocado con ellos. Me interesaba verlos desde varios ángulos posibles.

 

REYNOLS VIRAL

Reynols es una banda, una experiencia sonora y, también, un generador de mitologías. Lo que sí es cierto es que músicos como  Thurston Moore, Lee Ronaldo y algunos de los integrantes de Metallica indagaron en el desarrollo y los proyectos sonoros de la banda e, inclusive, coleccionan los discos del grupo. Es una de las cosas particulares e interesantes de Reynols, ellos fueron virales antes de que exista lo viral– analiza Frenkel -, antes de Internet. Era como un secreto para gente muy, muy de nicho, pero era un nicho global, digamos. Así como acá los conocían mil, los conocían otros mil en cualquier otro lugar del mundo. A mí me llegó una carta de Egipto. O llega un llamado de Japón. No es que eran estrellas. En sus giras por Estados Unidos y Europa iban a lugares como los que iban acá. Tocaban para cincuenta personas, en un centro cultural, no es que hacían giras de rock start y paraban en hoteles de cinco estrellas y tocaban en estadios. Dormían en la casa del organizador… al mismo nivel que se movían acá lo hacían globalmente. Es interesante porque no existía lo viral en ese momento y se ve que sí, llegaban a oídos de gente muy exclusiva, que estaba buscando aquella cosa única. Y son un evento único, a nivel mundial. No hay cosas así. Entonces el impacto no es algo que golpea muy a lo ancho porque no es masivo pero es muy profundo, muy filoso.

Cierta línea de la crítica musical que realizó un análisis sobre la banda desconfía o, en algunas ocasiones, ejerce cierto poder de policía sobre el proyecto del grupo, particularmente por las características de Tomasín, un ser que, como tantos y tantas, tiene ciertas particularidades, en su caso es el de haber nacido con Síndrome de Down.  Algunos analistas han propuesto, inclusive, que la inclusión de Miguel es una estrategia de marketing. Mi opinión, comenta el director del emblemático documental sobre Reynols, es que ellos proponen un tema de conversación interesante, eso primero. Era lo que más me interesaba, más que descubrir si está bien o está mal, si es o no es. Me parece interesante lo que provocaba, el efecto que provoca en distinta gente. La pregunta sería: y si fuera una estrategia de marketing, ¿qué tiene de malo? Y si usaron a Miguel Tomasín, ¿qué tiene de malo? Todos usamos y somos usados. El tema es si el pibe, el señor, porque ya es un señor, la está pasando bien y si disfruta de usar y ser usado. En todo caso es una figura de marketing como cualquier grupo de rock que dice: che, cantá vos que tenés más facha, o usemos una batería electrónica, o vistámonos de rojo o vistámonos de negro. Cualquier proyecto artístico tiene una capa que se puede llamar marketing, que es cómo mostrás tu producto, cómo lo contás, cómo lo narrás, cómo te presentás para que sea interesante. Es válido. Ahora, si hay algo perverso, oscuro y lo están sometiendo, y no, la verdad que no. Yo estuve ahí y Tomasín la pasaba bien, estaba consciente de lo que estaba haciendo y, con sus limitaciones, es un artista. Lo que resalta en él es que es un artista más allá de que sea un pibe con Síndrome de Down. Le gusta que lo aplaudan, cuando hace un chiste y la gente se ríe y gusta lo hace devuelta porque le gusta causar ese efecto, es todo eso. Está bien que ellos como grupo hayan medido sus potenciales y los hayan explotado al máximo para generar algo interesante. Y, a la vez, si provocan preguntas, mejor todavía. Y también hay algo de envidia que quedó flotando, de son unos chantas, de hacen ruido porque no saben tocar, ponen al Down ahí para llamar la atención, no hay sustancia ahí… Yo creo que hay mucha sustancia. No es para llegar a una conclusión, es una conversación interesante, es algo para ser mirado desde muchos lados, podés hablar de cuestiones médicas, de los límites del arte, de ciertas búsquedas, todo eso, y eso me configuraba un buen material para hacer un documental, más allá de toda la potencia de imagen y sonido que me proponían.

LA BUSQUEDA DE LA ESTRELLA

Un ser, jamás, surge indemne luego de atravesar la experiencia de realizar una obra. Se conjugan trabajo, deseos, frustraciones, relaciones personales, dudas.  ¿Qué transformaciones se produjeron en Néstor Frenkel, como director y como persona, luego de la filmación de “Buscando a Reynols”? En lo personal fue intenso, porque fue relacionarse con un grupo de gente intensa, muy acostumbrados a hacer lo que querían, porque ese era su camino y no respondían a las órdenes de nadie, pero, bueno, la película no era de Reynols sino que era una obra mía sobre Reynols. Llegar a ese entendimiento fue arduo pero fue muy interesante. Entonces, ahí hubo todo un camino de crecimiento interesante. Después mucha cuestión ética, porque alguno puede decir: estos se están aprovechando de un pibe Down, yo también me estaba aprovechando de los que se aprovechan, para yo hacer mi camino, mi película. Entonces también estaban esos temas de cómo relacionarme, cómo filmar, cómo manejarme con un tipo que es distinto, ¿no? Luego de años de haber filmado el documental, Frenkel analiza las personalidades del grupo, comenzando por Alan Courtis, una suerte de estudioso e investigador compulsivo que es convocado a dictar conferencias en distintas partes del planeta: Está en la musicoterapia hace mucho tiempo. Los Reynols estuvieron diez o quince años separados y él fue el que estuvo más en contacto con el mundo. Grabando cientos de discos y tocando con cientos de artistas en todo el mundo, también desde el lugar de la musicoterapia, en eso está muy avanzado.Y prosigue su análisis: Roberto es como el más artista, el de tener más ideas de impacto y Miguel es el que lleva el pensamiento lateral, si se quiere. Y después está Patricio, Pacu, el hermano de Roberto, quetoca percusión. Entonces, entre todos, generan una estrella de varias puntas, donde cada uno tiene su lugar, y son muy interesantes los cuatro. ¿Si quedé en contacto? Tengo un contacto amable, pero no me hice amigo. Me cuido bastante de las amistades haciendo algo porque ahí hay una distancia que está bueno que se mantenga. Además fue mi primer documental y nunca hice nada con gente tan cercana, tan cercana en edad, que vive en la misma ciudad y con gente en común. No quería que fuera un documental de amigos ni de fan, quería mantener un pie afuera. Fue arduo en algún momento, en la toma de decisiones, de quien tenía el control del trabajo,  pero hubo muy buena onda, el cierre estuvo bien y vinieron al estreno.

Encuentren a “Buscando a Reynols”.

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

Confesiones de una poeta irreverente: Luis ERKER Ercolano

Hernán Alejandro Casabella. Poeta, verdulero, fana de la acadé y batero. Autor de poemas, relatos cortos, letras de música y actos teatrales.Publicó Masturbando a la Elefanta (2013, Puntos suspensivos); Flores del Asfalto (2016, textosintrusos) y Verborragia (2019,...
Read More

MUERTE NOS JUNTA

Por Jorge Hardmeier. Ediciones Lamás Médula ha publicado “Lo que teme la noche”, un libro bellamente editado con fotos de Daniel Berbedés y poemas del actor y humorista Diego Capusotto. En este 2020 de contexto tan pandémico Diego se prestó a una amable y seria charla...
Read More

CONFESIONES DE UNA POETA IRREVERENTE: VIRGINIA JANZA

Hernán Alejandro Casabella. Virgina LA MARILYN DE ONCE Janza. Poeta, chef, editora y bataclana. ¿Qué es lo que vuelve trascendente a un poeta? La pasión y la constancia, una forma de ver el mundo determinada, una inmensa fuerza de trabajo.  un libro...Beloved, de Toni...
Read More

CONFESIONES DE UN POETA IRREVERENTE

Por Hernán Casabella. Nueva entrevista exclusivo para LMC de Hernán Casabella. Hoy en confesiones de un poeta irreverente Osvaldo RATA Rassetto. Poeta de la Ciudadela de los agitadores, melómano y wiskero. ¿Qué es lo que vuelve trascendente a un poeta? Puede ser el...
Read More

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre del Autor

Nombre del Autor

Profesión

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500, cuando un impresor (N. del T. persona que se dedica a la imprenta) desconocido usó una galería de textos y los mezcló de tal manera que logró hacer un libro de textos especimen.

Share This