Por Roberto Liñares.

Y sin embargo es una calle recta y larga que va hacia el sur…

Llamada José Rivera Indarte, o Rivera Indarte a secas, como es de uso nombrarla por el vertiginoso porteño que hormiguea, atravesando el corazón del fárrago que mana desde la Plaza Flores, lugar de luz en orquesta de colectivos que bufan y emprenden.

Danzan brazos en indicaciones, corren madres con niños en brazos, las monjitas se encaminan para la Basílica, los bancos modernos, tantos los de las finanzas como los que depositan parejas, le rinden culto al palacio del Banco de la Nación, rodeado de pasajes para nada portentosos, pero sus nombres de Espejo, Pescadores y Salala parecen alternativas y algarazas propias de escenas campestres de un día de pesca en el río.

Y allí, donde Artigas, fiel a su fe popular, parte hacia la estación de tren entre alegres y variados mestizajes, entre sahumerios de aceite, pizzas, vino y gritos, donde el Fray Cayetano parte intentando una mirada indulgente a aquellas dominicas que esperan la llegada, no del colectivo sino del individual, donde el Yerbal se hace mate y batallas, donde en Pedernera se hace caminatas, si allí, desde allí, parte hacia el sur, Rivera Indarte, José Rivera Indarte, que después de flechar al inefable policía Falcón, de calle en calle, se entierra, destierra y aparece, pasando por el club DAOM, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, y se detiene para extinguirse a la vera del Riachuelo.

¿Y por qué tanto tanteo con esta calle? En verdad, no lo sé. Surgieron cosas aisladas y quise hacerlas archipiélago, mientras picoteaba el matrimonio, trozo de chori, trozo de morci…

La primera avistada fue por una vivencia, por fuera de todas las cartografías…

Revisando la trayectoria de José Rivera Indarte

Fue acusado y expulsado de la Universidad de Buenos Aires, por robo de libros. Readmitido en la casa de estudios al año siguiente, volvió a ser acusado de robar la corona de una imagen religiosa y por un intento de estafa a un militar. Condenado a prestar servicios militares, por su inutilidad en el uso de las armas, se le conmutó la pena por la de un año de destierro en 1832. ​

Comenzando su tarea de periodista “de guerra”, en “La Gazeta Mercantil”, se opuso a Juan Antonio Lavalleja en el Uruguay. En Montevideo, brindó su pluma al periódico “El Investigador”, (no había tele los domingos a la noche, ni nos consta que fumara como un escuerzo, mucho menos que estuviera autorizado a disparar palabrotas en nombre de la República), mientras ganaba sus panecillos como parte de una Comisión Censora de Teatro. Pero fiel a su tendencia fue expulsado por el presidente Fructuoso Rivera. Intentemos la inocencia, pensando que eran problemas entre Riveras, ya que uno era argentino, o sea occidental y el otro uruguayo, o sea oriental. Corría el año 1834 y el corría también, esta vez a entregarse nuevamente a los brazos de la Reina del Plata, o sea Buenos Aires. ​

Cambió aires y le surgió un tremebundo amor por el Restaurador de las Leyes, Don Juan Manuel de Rosas.

Volvió a la Universidad, entidad que otrora le robara su tiempo y se le dio por estudiar derecho, pese a su vocación de andar torcido. Más no fue autorizado a rendir exámenes. Sin embargo, sea por combatir al tedio, combatir la frustración, o por combatir el hambre suyo de cada día, retornó al periodismo, para fundar el diario “El Imparcial” todo noticias y periodismo independiente, y defender de-no-da-da-mente al Partido Federal y sobre todo (bien abrigado) a su jefe máximo, el General Juan Manuel de Rosas. Allí publicó el “Himno de los Restauradores” (1) y el “Himno a Rosas”. Habilitando moneda amigo, también publicó un “Diario de los Anuncios y Publicaciones Oficiales de Buenos Aires”, con ilustraciones de César Hipólito Bacle, socio y amigo suyo. ​La calle ¡pou! estaba dura.

Polémica a la altura de Juan Bautista Alberdi

Sostuvo una polémica con Juan Bautista Alberdi al publicar un folleto titulado “El Voto de América”, en que defendía la postura de que los países americanos debían enviar representantes diplomáticos ante la corte de Madrid, aun cuando España no hubiera reconocido su independencia. Ese escrito fue publicado en España por orden de la propia reina Isabel.

En el origen del maíz, llamado también “mazorca”, ​estuvo Don Rivera Indarte

En tiempos del asesinato de Facundo Quiroga y el ascenso de Rosas, casualmente se le cruzó a Riverita el numen y se despachó con un pasquín, donde se leía una “Oda a Rosas”, y como no eran épocas de despliegues multimediáticos, fue pegado con paciencia en algunas esquinas de la vieja y culta ciudad de Buenos Aires, en cuyo encabezamiento se dibujaba una espiga de maíz, simbolizando los rubios cabellos y augusta y blanca faz del omnipotente, omnipresente y omnisapiente y fundamentalmente, ocasional  gobernador Rosas. El osado joven Rivera deslizaba una amenaza a los opositores y una inocente propaganda a su persona, sin saber (pero con sabor) que el dibujito del ondulante espiga (no me refiero a Rivera Indarte) sería seriamente tomada como símbolo por los miembros de la autotitulada Sociedad Popular Restauradora, la que desde entonces se llamaría “La Mazorca”. El noble poeta se codeaba con lo popular… (2)

Por Indarte de magia

En 1836, el presidente uruguayo Oribe lo denunció como participante en conspiraciones junto a los unitarios (¿?), y para salvarse Rivera Indarte intentó buscar apoyo en el General Mansilla y el napolitano Don Pedro de Angelis, ambos federales favorables a Rosas. Estos habrán olfateado un qué sé yo viste, y se negaron a respaldarlo. Fue entonces arrestado y pasó varios meses preso. Puesto en libertad, sin embargo su aventurera situación volvería a complicarse al año siguiente, cuando su antiguo socio Bacle fue descubierto vendiéndole planos militares al gobernante boliviano Andrés de Santa Cruz, en guerra con Rosas. De modo que, tras permanecer oculto algunas semanas, logró abordar un buque estadounidense y partir al exilio. Es decir, objetivamente, se tomó el buque. Pero un buque de primera… ​

Rivera heavy

Pero vale la pena, o el penique, algunas acusaciones que tocan las fronteras morales, no sé si para el lado Gerardo de Jujuy o Evo de Bolivia, ya que lo encaró a Rosas por haber «acusado calumniosamente a su respetable madre de adulterio […] ha ido hasta el lecho donde yacía moribundo su padre a insultarlo», de haber abandonado a su esposa en sus últimos días, tener amantes de las familias más respetables. Llegó a escribir que «es culpable de torpe y escandaloso incesto con su hija Manuelita a quien ha corrompido». De Manuelita dice que “la virgen cándida es hoy marimacho sanguinario, que lleva en la frente la mancha asquerosa de la perdición” y que “ha presentado en un plato a sus convidados, como manjar delicioso, las orejas saladas de un prisionero”.​

El encargado de llevar el informe a Londres fue Florencio Varela. Con urbanidad, por supuesto, como partido del gran Buenos Aires. Publicadas en folletín por el “Times” de Londres (¡My Good…!) y por “Le Constitutionelle” de París (¡Sacre Bleu!), sirvió para justificar la intervención anglo francesa en el Plata. Un respetable gringo, Robert Peel, que aprobó el gasto de la Casa Lafone, lloró al leerlas en el Parlamento inglés, solicitando candorosamente que se aprobase la intervención, y otro otrora mucho más respetable, le franchute Thiers, se estremecía por “el salvajismo de esos descendientes de españoles” (le parió mon dieu), aprovechando para que Francia se sume a la intervención británica. ¡Y arriba los que van a Devoto!

Se le fabricó la fama a Don Juan Manuel y salió con fritas. Durante décadas y décadas, actitudes horrorosas y Oh Rosas, con lo que de cada década que tuvo, como por un tubo, tuvo heridas, heridas que no cierran y sangran todavía.

Un dato importante

Indartito, antes de morir, por supuesto, escribió un conjunto de poemas bajo el título “Melodías hebraicas”, glosa de citas bíblicas, cual tierno libertino que como gran pagano, se hiciera Hermano de una Santa Cofradía (¿Federal?), pensadas durante su retiro en Estados Unidos. Seguramente las escribió para congraciarse con su nuevo y barbudo Jefe, ya que, fallece en 1845, estando en Brasil, inveterado e impenitente itinerante.

Una copa de tinto, un chori, una morci, media porción de tira de asado con rusa y un flan mixto. Esto es para usted… Disculpe… ¿De acá, de Rivera Indarte, hasta Ramón Falcón y Varela, cuántas para allá?

¡Upa! ¡Bueno…, voy caminando! Mala leche o mala nata.

  • Fragmentos ilustremente restaurados legalmente para la ocasión:

 

Coro

“Alza ¡oh, Patria!, tu frente abatida,

De esperanza la aurora lució;

Tu adalid valeroso ha jurado

Restaurarte a tu antiguo esplendor.”

 

“… ¡Oh, gran Rosas! tu pueblo quisiera

Mil laureles poner a tus pies;

Mas el gozo no puede avenirse

Con el luto y tristeza que ves…”

 

“…Esa horda de infames ¿qué quiere?

Sangre y luto pretende: ¡qué horror!

Empañar nuestras nobles hazañas

Y cubrirnos de eterno baldón.

¡Ah, cobardes!, temblad, es en vano

Agotéis vuestra saña y rencor,

Que el gran Rosas preside a su pueblo,

Y el destino obedece a su voz…”

 

“…Del poder la Gran Suma revistes,

A la patria tú debes salvar;

¡Que a tu vida respire el honrado

Y al perverso se mire temblar!

La ignorancia persigue inflexible,

Al talento procura animar

¡Y ojalá que tu nombre en la historia

Una página ocupe inmortal!…”

 

  • Otro fragmento del otro poema citado, este exaltado por la chala:

 

“…Aqueste marlo que miras

De rubia chala vestido

En los infiernos ha hundido

A la unitaria facción

Y así con gran devoción

Dirás para tu coleto

Sálvame de aqueste aprieto

¡Oh Santa Federación!

Y tendrás cuidado

Al tiempo de andar

De ver si este santo

Te va por detrás…”

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

ME VINO LA IDEA CORTANDO MORCILLA EN UNA PARRILLA DE FLORES

Por Roberto Liñares. Y sin embargo es una calle recta y larga que va hacia el sur… Llamada José Rivera Indarte, o Rivera Indarte a secas, como es de uso nombrarla por el vertiginoso porteño que hormiguea, atravesando el corazón del fárrago que mana desde la Plaza...
Read More

UNA ILUSTRADA LUSTRADA SOBRE LO ILUSTRE

Por Roberto Liñares. “El ciudadano ilustre”, película del 2016, protagonizada por el actor Oscar Martínez, designado en el 2017 como miembro de la Academia Argentina de Letras y toda la vaporosa atmósfera que rodean estos dos hechos, recientes en el tiempo y entre sí,...
Read More

APROXIMACIONES AL GATO

Por Roberto Liñares. Sin temor a que este comienzo sea entendido como un culto de brujas, invoco hernandianamente a aquel sufrido y vengativo gato de Edgar A. Poe que emparedado y todo termina delatando al criminal; invoco a un gato de Onetti, sugestiva y obviamente...
Read More

DESDE EL SALVADOR SE PROFETIZÓ EL ADVENIMIENTO DE CARLOS S. MENEM

Por Roberto Liñares. Estaba decidido a cambiar drásticamente el tono de algunos escritos de mi autoría, fluctuantes entre la seria chacota y la alegre investigación, madurando como persona y frunciendo el ceño como corresponde a todo texto que se asome al universo...
Read More

1 Comentario

  1. Fernando Iturrieta

    Una vez más, excelente provocador de la mejor memoria Roberto Liñares.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This