Por Gabriel Rodriguez

La batalla de Salta del 20 de febrero de 1813 significa uno de los hitos militares más importantes del proceso emancipador.

La batalla de Tucumán de septiembre de 1812, el ejército del norte y su primera avanzada hacia el Alto Perú, había hecho ya retroceder las fuerzas reales al mando de Pío Tristán hasta la provincia de Salta. Allí, éste, no podía pensar demasiado en una contraofensiva, sólo esperar el apoyo de un ejército realista acantonado en Potosí. Que allá por 1812 tenía que lidiar con una actividad guerrillera intensa de los sectores patriotas derrotados en la rebelión de Cochabamba. La situación para los españoles de América era la de mirar con esperanza las posibilidades de que la metrópoli reconquistada a los franceses, pudiera socorrer en sus apuros a los gobiernos virreinales. Claro que primero tenían que lograr las Cortes hacedoras de la Revolución Liberal anti absolutismo, que la situación en España se despejara de toda incertidumbre. Por otro lado no pocos eran los que pensaban en estas regiones que solamente la presencia de una monarquía restablecida fuerte y soberana podía asumir la tarea de pacificar en beneficio del imperio a la América convulsionada.

El nuevo gobierno de Buenos Aires, el segundo Triunvirato, entendiendo que la oportunidad era inmejorable, ordena a Belgrano avanzar sobre Salta para seguir golpeando al enemigo hasta hacerlo retirar más allá de Jujuy. El general del Ejército del Norte, sin embargo, cree que no hay posibilidades concretas de éxito sin antes reorganizar las fuerzas disponibles, y conformar una plana de al menos 4000 hombres. Así es que durante meses se dedica a reforzar su ejército para la campaña próxima, que por supuesto la creía vital pero con sus plazos.

Mientras hace su idea, Belgrano le propone a Goyeneche, quien estaba al mando de los ejércitos realistas de Potosí, que le permita a los pueblos del Alto Perú elegir diputados para viajar a la asamblea de la Buenos Aires libre (la del año XIII). La respuesta del americano que pelea por la corona es la paz a cambio del reconocimiento de las Cortes de Cádiz. Lo que es decir reconocer la permanencia del poder español en América, aunque ya no fuera en favor de Fernando VII. Belgrano rechaza el ofrecimiento.

Lo interesante del intercambio de proposiciones es que hay la intención de una salida negociada, sin combate. En Belgrano se sustentaba en su creencia de que muchos jefes de las fuerzas españolas podían ser ganados para el bando patriota. Algo que no era descabellado. La realidad de las sociedades tucumana y salteñas es que al momento del avance de la revolución de mayo hacia su región, las simpatías y los apoyos variaban a uno y otro bando, y generalmente tenían que ver con los propios intereses económicos y políticos de sus elites. Incluso los hombres no encumbrados en el escalafón social podían comportarse de manera distinta en diferentes momentos de los acontecimientos.. El propio Belgrano sabía que su paso por los pueblos no era aclamado en todos los casos, habiendo muchas veces indiferencia o abierta desconfianza. Para muchos era una revolución de Buenos Aires, lejana a sus asuntos y poco confiable de que los favoreciera dejar de reconocerse bajo el imperio hispano.

Hasta 1814 el curso del proceso emancipador debería tropezar con esa ambigüedad de los habitantes del antiguo virreinato.

A eso hay que sumar los pobres y desalentadores resultados de los procesos de independencia en las otras regiones de la América española. Casi todos derrotados y rearmado el lazo colonial. Muerte, destrucción, desolación: poca ganancia de la prometida por los libertarios, entre ellos Miranda y Bolivar.

Finalmente, y aunque Buenos Aires había mandado menos refuerzos de los que Belgrano solicitara, el General emprende el 12 de enero la marcha hacia Salta.

En un primer momento Tristán se ve sorprendido por el avance patriota en plena temporada de lluvias. Cree que sólo se trata de una parte del ejército enemigo, una avanzada de reconocimiento. El 13 de febrero tras un mes de marcha las tropas de 3000 hombres (mil menos) llegan al río Pasaje. Allí Belgrano pide el juramento de fidelidad a la Asamblea General Constituyente que ha inaugurado sus sesiones en Buenos Aires. Enarbola una bandera que ya no será una bandera española, como venían utilizando, aunque todavía se discute si era la insignia celeste y blanca creada en Rosario, o una blanca con el escudo de la Asamblea. Lo que realmente importaba era el simbolismo de marcar la diferencia entre españoles y criollos. Imbuir de fervor patriótico a poblaciones que eran proclives a ver todo como una disputa entre Buenos Aires y Lima. Hacer de la guerra un sentimiento popular ligado a valores de libertad y soberanía sobre el destino propio.

La batalla de Salta fue pensada por los realistas como un choque frontal, para tal efecto Tristán fortificó el acceso a la ciudad entre dos cerros en El Portezuelo. No salió como esperaba el realista. Ya que el capitán Apolinario Saravia, salteño, conocía un paso en la Quebrada de Chachapoyas que le permitió a Belgrano rodear al enemigo y llegar por detrás de él. El plan de Tristán estaba aniquilado. Por el campo de Castañares, en el norte de la ciudad de Salta, llegó el ejército patriota para deshacer las tropas realistas. Cosa que en un primer asalto no ocurrió ya que fue rechazado el mismo, pero sí cuando Manuel Dorrego cargó con su reserva y quebró la línea de las fuerzas de Tristán, que se retiró hacia el interior de la ciudad de Salta.

El epílogo de la batalla muestra a un Tristán que comprende que no puede reorganizar una fuerza que logre detener al ejército de Belgrano. Un emisario llega donde el General patriota buscando una salida con capitulación. “Dígale usted a su general que se despedaza mi corazón al ver derramada tanta sangre americana: que estoy pronto a otorgar una honrosa capitulación, que haga cesar inmediatamente el fuego en todos los puntos que ocupan sus tropas, como yo voy a mandar que se haga en todos los que ocupan las mías”.

La batalla de Salta del 20 de febrero de 1813 significa uno de los hitos militares más importantes del proceso emancipador. También es la muestra de que las elites locales, aún siendo poderosas y estando sus intereses económicos en juego, podían reaccionar posicionándose en favor de la Revolución. Si bien hubo ambigüedades e indecisiones, también apoyos decisivos para la victoria de Belgrano. La rendición de Tristán, las condiciones quizá poco severas que otorgó Belgrano (tras entregar las armas, y previo juramento de no volver a levantar las armas contra las Provincias Unidas hasta los límites del Desaguadero, fueron dejados libres, retornando al Alto Perú. La guarnición de Jujuy también pudo regresar.), ha despertado críticas en la historiografía posterior, pensando en las posibilidades perdidas de sojuzgar con autoridad y generando una impresión en el enemigo, y un mejor contexto para lo que vendría.

En lo sucesivo la creencia y la ilusión de una llegada al Alto Perú avanzando por el norte, se desvanecerán con el fortalecimiento del poder realista tras la restitución del poder real en la península. El general San Martín lo comprenderá antes que nadie. El general Güemes responderá con patriotismo, hidalguía, y sus guerrillas gauchas, al nuevo plan de liberar el Alto Perú que trazará el general del Ejército de los Andes.

Finalmente lo que no pudo hacerse en la asamblea de aquel 1813, con un poder español desguazado y en declinación, se hará en aquella asamblea en Tucumán en 1816, y ante una España recuperada y decidida a defender su imperio.

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

VENGO A PROPONER UN SUEÑO

Por Jorge Giles. Hoy recordando en su cumpleaños a Néstor Kirchner compartimos un capito del libro MOCASINES, UNA MEMORIA PERONISTA de Jorge Giles. Editado el año pasado por Grupo Editorial Sur. El siglo XXI arrancó en tragedia, siguió de bonanza en bonanza y ahora...
Read More

LA BATALLA DE SALTA

  Por Gabriel Rodriguez La batalla de Salta del 20 de febrero de 1813 significa uno de los hitos militares más importantes del proceso emancipador. La batalla de Tucumán de septiembre de 1812, el ejército del norte y su primera avanzada hacia el Alto Perú, había...
Read More

EL CIRCO MAS PEQUEÑO DEL MUNDO

Por Jorge Polanco Salinas. Mirando un archivo del computador, me encontré con las pinturas de un saltimbanqui. A la memoria asomó la imagen de un payaso que ingresó a una lectura de poesía. Sentado en el escenario, me quedé observando este personaje de puerto que...
Read More

AGUA DE INSOMNIO

Por Jorge Polanco Salinas. Jorge Polanco retrata desde Chile los miedos y dudas que vuelan en la sociedad chilena en esta época de pandemia, miedos tan igual como los que vuelan en los hogares argentinos. Bajo a lavar los platos a las tres de la mañana. Hoy llueve...
Read More

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This