Por Hernán Casabella

Pablo Mereb. Nació en 1978, en el barrio de Flores. Vive desde el año de edad en Balvanera. No quiere morir.
Escritor intruso, redactor de cosas, desertor serial de carreras. Condujo sin registro tres programas de radio. Dice que es melómano, cinéfilo, balvaneriófilo e hincha de River- Participó en una docena de antologías y perdió en casi doscientos concursos literarios.
En 2015 publicó “El mundo amaba a otras personas” y en 2017, “La sexualidad de los playmobil”; ambos por Textos Intrusos.

¿Qué es lo que vuelve trascendente a un poeta?

 Calculo que una frase cortita y contundente, tipo eslogan, pero con las tripas afuera. Aunque corrés el riesgo de quedar preso de esa frase. Al que le guste el durazno que se banque la pelusa, dijo el poeta.

 un libro…

 Hoy: El desierto y su semilla, de Jorge Barón Biza.

El que me marcó de pibe: Los muchachos de la calle Pal, de Ferenc Molnár.

Los que más he leído: Historias de Cronopios y de Famas, de Julito Cortázar y La Sueñera, de Ana María Shua.

un amante famoso…

 La Orozco, la Pizarnik y la Meg Ryan de French kiss, aunque no sé si hizo poesía alguna vez. Bah, quién no hizo poesía alguna vez…

una ciudad…

 No conozco muchas más aparte de Buenos Aires.

Siempre quise conocer Mechelen (pronúnciese Méjelen), Bélgica, por su copado Museo del Juguete. Además, soy hincha del Mechelen FC, aunque es re loser.

una película…

 Luces de la ciudad (1931, Charles Chaplin). No importa cuántas veces la vea, siempre logra emocionarme.

Pulp Fiction (1994, Quentin Tarantino) y Los muchachos de la calle Pal (1969, Zoltán Fábri), completan el podio.

 una delicia…

 Las pastas de mi nona, el pollo a la mostaza de mi madre, el olor a subte A, el olor a playa de Pehuen-Co, los puentes de cualquier canción de Charly García, una gambeta del Burrito, la imaginación de María Elena Walsh.

 un canción…

 “Got my mind set on you”, versión George Harrison, me conecta con la infancia y el juego eterno.

“Cinema Verité”, de Serú Girán, número uno en mi ranking de canciones cantadas bajo la ducha.

una gusto…

 Dos. Sambayón y dulce de leche. Si es posible, súper sambayón y súper dulce de leche.

una bebida…

 Birras. Deben ir acompañadas de los contextos ideales. Una Stella Artois Noire en el parador de Pehuen-Co, a la tardecita, en verano. Una Warsteiner en la plaza Dorrego de San Telmo, un domingo a cualquier hora. Una Imperial en el bar La Academia, en cualquier ocasión, preferentemente un viernes a la noche.

¿Qué le dirías a Verlaine?

 Que es un gran compositor y que Marquee Moon es uno de los mejores álbumes que existe. Supongo que hablarás de ese Verlaine…

Nos recitas unos versos que den cuenta de tu primer beso

Ah… Te propongo

que –entonces– tú y yo,

sin un rezongo,

 

HOY nos amemos

–de la nada herederos–

mientras estemos.

Fragmento de “Hoy”, de Elsa Bornemann.

Tu última mentira

Mis últimas mentiras están en este confesionario. Y no serán las últimas que escriba en este confesionario.

No te queda la sensación que la poesía se olvida

 Vos porque estás viejo. Ahré.

Para mí, la poesía se lee en voz alta. Es casi de la única manera que leo poesía. Así se me atraviesa mejor, se me queda flotando por más tiempo. En algunos casos, durante mucho mucho tiempo.

Vamos a una tradicional noche de bodas, quien lleva en brazos a quien: Rimbaud a Lorca o al revés?

 A juzgar por cómo salieron en las fotos, creo que Lorca lo llevaría a Rimbaud. Arthur tiene una cara de dormido…. Bueno, primero Fede lo tendría que despertar…. ¡Te la regalo, Fede!

¿A qué poeta relees casi hasta el hartazgo?

 Casi hasta el hartazgo a ninguno. Leo poetas nuevos todo el tiempo. Ponele que cada tanto vuelvo a Bukowski porque me levanta.

¿Cómo se lleva tu poesía con el insomnio, con las noches, con los vicios?

 Suponiendo que tenga algo parecido a “mi poesía”, se lleva bárbaro con sus amigas “insomnio”, “noches” y “vicios”.

Nada como no poder dormir, manotear el celu desde la cama, grabar la genialidad que se me acaba de ocurrir, revisar los audios al día siguiente, entender la mitad de ellos y comprobar que los restantes son una garcha.

 ¿Qué tres poetas reeditarías?

 Suponiendo que tenga algo parecido a una editorial, buscaría a los poetas de los subtes, de los bares. Me he cruzado con varios muy buenos que solo publicaron en formatos artesanales o que no han publicado. Habría que ver si les copa la idea, pero bueno, confío en mi carisma (?).

 ¿Cuál es tu opinión sobre los recitales de poesía?

Me encantan. Pero yo porque me divierto fácil. He llevado amigues que lo único que recuerdan es que en esa velada se pusieron en pedo. Hay grandes poetas que recitan mal, para adentro, que no le ponen onda. Me gusta cuando a esos encuentros les dan una vuelta más, o tres, cuando tienen ritmo, cuando fluye la creatividad. Hay mucho de eso, o había, no sé, ahora estamos en el medio de un Apocalipsis…

Nombra tres poetas en lengua castellana y tres en otras lenguas que admires.

 Oliverio Girondo, José Sbarra, Alfonsina Storni.

Charles Bukowski, Emily Brontë, Fernando Pessoa.

¿Utilizas tu condición de poeta para ejercer la seducción? Detalle.

 Suponiendo que me considere poeta, la verdad que no la utilizo. ¿Vos decís que funciona?

Ahora mismo se me vino un recuerdo. Una vez, chateando por el viejo MSN Messenger, le pasé un poema de ochenta y ocho versos a una chica. Le dije que ella me había inspirado a escribirlos. Al toque la chica se desconectó… de mi vida… para siempre.

¿Qué cinco poemas te resultan movilizadores?

 Cualquier limerick de María Elena Walsh. El Poema 23 de la Pizarnik. Por supuesto, el de los “malos poetas”, de Fogwill. “Ella también”, de Spinetta. El de “que sea otoño y que llueva”, de José Sbarra.

 ¿Por qué no se escribe más en modo rimado?

Hoy la rima está en el freestyle rap, en la batalla de los gallos. O sea, quizá se escriba menos en modo rimado, pero la rima está más viva que nunca en la poesía urbana de estos pibes.

Además, después de que Andrés Calamaro sacara el quíntuple álbum El Salmón, la poesía de esta parte del mundo dijo “muchachos, hay que dejar de rimar por lo menos veinte años”.

¿Con qué tres poetas argentinxs compartirías una cena? ¿Y qué libro de otrx poeta argentinx le regalarías  a cada unx?

 Con Borges, Cortázar y María Elena Walsh, por supuesto.

A Cortázar le recomendaría Jotaele Andrade y Tere Korondi (que es uruguaya, sí. Bueno, Cortázar nació en Bélgica. Gardel quizá sea uruguayo… un quilombo).

A María Elena Walsh: Eva González y Osvaldo Rassetto, por lo contundentes que pueden ser en pocas líneas.

A Borges, que lea (o le lean) uno de mis poemas. Así saca a relucir su opinión certera y expeditiva y me dice cosas como “perplejidad sintáctica”, “malo malazo”, “irresponsable rimador”, “feble”, “no”, “misterioso y estúpido”. Me haría muy feliz.

 ¿Con qué poeta te irías una noche de gira?

 Con Oscar Wilde, con Naty Menstrual, con Miguel Abuelo.

¿Qué opinas de la poesía argentina de la última década?

 Opino que es riquísima, como las pastas de mi nona, como el pollo a la mostaza de mi vieja, como un helado de súper sambayón y súper dulce de leche.

¿Realizas un trabajo poético constante o preferís la inspiración?

 La poesía me suele salir por inspiración. Por supuesto, hasta el momento no ha sido una inspiración como que digan ¡qué bruto, qué inspirado está este cuate!

Todos los días me siento y escribo algo. A veces, durante horas. Hay que sentarse y escribir. Alguno de estos días te va a salir algo que te conforme. Para mí, es así, que la inspiración te agarre trabajando, dijo el poeta.

¿Qué opinas de eso llamado slam de poesía?

 Si es ‘slam’ es bueno. Me copa el ‘slam con crema’. No, en serio, aguante el slam, aguante jugar. Alto ‘Vot Sí’, papá.

Poesía y vida, ¿no ocurre más eso de vivir poéticamente? ¿Se terminó vivir a lo Rimbaud?

 Lo más parecido a Arthur que tengo en estos tiempos pandémicos es la tremenda cara de dormido.

 

La Comunidad LAMÁS MÉDULA CLUB te necesita para seguir creciendo.

Para que tenga voz tu voz.

Asociate Texto del enlace  

Confesiones de un irreverente falso poeta: EmilioEMI Bazso

Por Hernán Casabella Una breve minibiografía y el detalle de tus libros Nací en Jujuy pero me vine a nacer en Córdoba por segunda vez. Mi vida se divide en períodos históricos como cualquier vida vulgar. Está el Emi AC - DC, antes de córdoba y después de córdoba. En...
Read More

Confesiones de un irreverente falso poeta: Pablo POL Mereb

Por Hernán Casabella Pablo Mereb. Nació en 1978, en el barrio de Flores. Vive desde el año de edad en Balvanera. No quiere morir. Escritor intruso, redactor de cosas, desertor serial de carreras. Condujo sin registro tres programas de radio. Dice que es melómano,...
Read More

Confesiones de una poeta irreverente: Lucila LULA Comeron

Por Por Hernán Casabella. Quemera, escritora, guionista. Jugadora de todas las canchas. Percusionista. El carnaval su estado de gracia. La música como religión y el samba la fe de sus días. ¿Qué es lo que vuelve trascendente a un escritor? Empatía y tener buen oído...
Read More

Confesiones de un poeta irreverente: Diego KYKE Tedeschi Loisa

Por Hernán Casabella. Leal, roca, cuervo, ácido, puto y amigo. Escritor, corrector, poeta. Publicó Escribir poemas/Las palabras del fuego (poemas, 2017); Nueces y Refugios. 25 cuentos gays para un día de lluvia (cuentos, 2017); Azules en el deck (poemas y...
Read More

1 Comentario

  1. Oscar

    Muy interesante. Sobre todo los lugares de Beber cuales Cervezas y la música que le gusta

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This